Visitar el post original: HISTORIA DEL JARDÍN ZEN.

Una vez, un maestro zen estaba enseñando el…

🍁 HISTORIA DEL JARDÍN ZEN.🪴

Una vez, un maestro zen estaba enseñando el arte de la jardinería al rey de Japón. Después de tres años de enseñanza, dijo: “Ahora vendré y veré tu jardín; ese será el examen de lo que has hecho en estos tres años”. Y le dijo antes que “Todo lo que estás aprendiendo sigue practicándolo en el jardín de tu palacio, cualquier día puedo ir”.

El rey había preparado el jardín y estaba esperando ese gran día; se regocijó de que había llegado el día. Durante esos tres años había utilizado casi mil jardineros para implementar todo en el más mínimo detalle. Y durante todo ese día y toda la noche, porque mañana por la mañana el maestro estaría allí, se limpió el jardín, todo se puso exactamente como debe ser, sin error…

Vino el maestro. El rey estaba muy contento porque todo lo que el maestro había dicho se había cumplido absolutamente; era imposible encontrar ningún fallo. Pero el maestro miró el jardín y se puso muy serio, lo cual no era natural en el maestro. Era un hombre de risa. Se puso triste.

A medida que avanzaban hacia el jardín, se puso cada vez más serio y el rey comenzó a sentir un pequeño temblor por dentro: ¿Iba a fallar? ¿Qué había salido mal? El silencio del maestro era demasiado pesado. Finalmente, el rey preguntó: “¿Qué pasa? Nunca te había visto tan serio. Estaba pensando que estarías inmensamente feliz de que tu discípulo haya trabajado duro”.

El maestro dijo: “Todo está bien, pero ¿dónde están las hojas doradas? No veo hojas muertas, hojas amarillas revoloteando en el viento. Sin eso, el jardín parece muerto; no hay canción, no hay baile. Sin eso, el jardín parece muy artificial.

El rey había quitado todas las hojas muertas, no solo del suelo sino también de las plantas y los árboles. Nunca había pensado en eso, que la muerte también es parte de la vida, que no es su opuesto sino su complemento, que sin ella no habría vida. Y ciertamente el maestro tenía razón: Sí, el jardín era hermoso, pero parecía como si fuera un cuadro, no vivo.

Continua en el siguiente mensaje…


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies